SherryMaster 2014 con Custodio López Zamarra

SherryMaster 2014 con Custodio López Zamarra

Custodio López Zamarra. Restaurante Zalacaín: «Mi vida es el Mundo del Vino. Yo llevo el Vino en la sangre, prácticamente en mis venas. Yo, que me conozco, gracias a Dios, muchísimas partes del mundo vitivinícola, puedo decir que Jerez es exclusivo, no hay nada igual. Cualquier otra parte del Mundo de Vinos Tranquilos se pueden parecer; en fin, hay muchas copias, pero esto es irrepetible. Esto es único. Esto son joyas enológicas».

Antonio Flores: «Juan ha estado con Ferrán Adriá, ha estado con Santi Santamaría, ha estado en la Hacienda de Benazuza, ha estado en Santceloni, pero lo más grande de Juan es que viene de la Escuela de Hostelería de Cádiz». (…) «Custodio le ha dado impronta a una profesión. Hace que hoy en día los Sumilleres españoles se sientan orgullosos. Decir que Custodio es ‘El Sumiller'».

Juan Ruíz-Henestrosa. Sumiller del Restaurante «Aponiente»: «Estamos teniendo un Renacimiento de los Jereces porque se les está dando mucho valor. Hay una ola ahora de repescar lo antiguo, que estamos enamorados de este Mundo, rescatando, exigiendo, apostando por la Tierra siempre y por un producto de calidad».

José Roldán. Presidente de la Asociación Catalana de Sommeliers: «Vivir el Vino de Jerez es algo increíble. Va más allá de la sensación de Cata, de la sensación organoléptica. En general, y los Vinos de Jerez en concreto, se han de conocer desde la Tierra».

Palma Flethes. Sherry & Tweets: «Esa forma de vivirlo, que no es un Trabajo, no es un Vino… Es un Mundo aparte».

Beatriz García del Pino. Sumiller: «Es un Mundo Mágico el de los Vinos de Jerez, en el que siempre hay algo nuevo que aprender, y de la mano de Antonio Flores, y recorriendo cada rincón de esta Bodega, catando Vinos directamente de la Bota, es un privilegio».

Carlos García. Maitre del Restaurante «Calima» (Dani García): «El Palo Cortado que hemos catado del 78 me ha parecido algo sublime».

Antonio F. Cobo. Sumiller de Makro Pamplona: «A mí me hacen sentir lo que puede ser el tocar el Cielo con la yema de los dedos. Yo creo que en alguna religión esto tiene que ser el Paraíso».

No Comments

Post a Comment